La Prevención en nuestros hijos

La Prevención en nuestros hijos

“GUERRA AVISADA NO MATA SOLDADO”

Esta expresión que se usa mucho para entender, que cuando uno está advertido de algo que podría pasar, entonces tiene mayores posibilidades de reaccionar o defenderse mejor de lo que podría hacerle daño.

Asimismo debemos pensar los padres cuando educamos a nuestros hijos, la prevención es un arma muy poderosa que no utilizamos los padres porque pensamos: “esto nunca le ocurrirá a mis hijos o esto no es muy común que suceda y cuando pase, seguro mis hijos me lo dirán, y ahí daremos la lección o explicaremos las cosas para que sepan que hacer”.  

Está demostrado que el cerebro humano en crecimiento tiene muchos conceptos o ideas que todavía no tienen un lugar, porque no se las ha aprendido, por ejemplo si un niño ve por primera vez un perro y este es amistoso y tranquilo, el niño guardará el concepto de perro como algo que es agradable y que le gusta, pero si su primera experiencia con un perro es porque este le mordió y se asustó, el concepto de perro para ese niño no será el mismo.

Asimismo con todo, la primera vez que un niño escucha, observa o experimenta algo, se abre su propio espacio en su cabeza y le pone un nombre y sentido a eso que aprendió. Entonces la primera experiencia que un niño vive con cualquier cosa, si deja una huella sobre la que ponen todas las nuevas experiencias de ese mimo objeto o situación. Y aquí es donde los padres pudiéremos evitar que los niños se encuentren con una serie de imágenes o conceptos no antes explicados por la familia, que dejen una primera huella deformada de la realidad o que cause un daño o experiencia traumática en él.

Los padres debemos hablar a nuestros hijos de todos lo temas que se van a encontrar en el camino de la vida, no porque esto evite el sufrimiento, sino para que tengan ya una información previa que queda como base de la cual el resto debe ser cuestionado.  

Si nosotros les hablamos de temas como la sexualidad, el amor, los peligros, el cuidado personal y del otro, el respeto, la honestidad, etc., siempre en un lenguaje acorde a la edad, este podrá reaccionar y responder mejor cuando se le presente este reto.

Por ejemplo, si un niño sabe que cuando ve series o algún programa de YouTube, le sale alguna imagen de personas desnudas, debe cambiar o dejar de ver esto porque no es bueno que las vea, porque se le va a hacer difícil sacarlas de su mente o que los niños no deben ver personas desnudas porque eso no es para niños, ya tendrá en su cabeza una base, una idea y cuando le suceda esto, podrá decirles a sus padres o dejar de verlo. Es decir ya tiene herramientas para saber que hacer, a diferencia si lo toma por sorpresa, porque nunca escucha nada de eso.

Es obligación de nosotros los padres, primero educadores enseñarles la diferencia entre el hombre y la mujer, la forma como se debe respetar a las personas y que debe hacer cuando se siente irrespetado o incómodo, o que debe contarnos si alguien le está molestando en la escuela o si alguien le brinda algo extraño para que lo pruebe.  Si nosotros ponemos la primera piedra, todo lo que venga después será contrastado con lo que ustedes le enseñaron. 

Nuevamente somos nosotros los responsables de sembrar a tiempo, no después, no cuando se presente el caso, no cuando a otro niño le paso algo peligroso, etc.  Antes, siempre antes, así estaremos preparando y avisando para que esta guerra de las ideologías, el feminismo radical, la pornografía, el aborto entre tantas novedades, no confundan o deformen a nuestros hijos.

¡Guerra avisada no mata soldado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *