Cuaresma

Cuaresma

Tiempo de camino, de renovación y de esperanza

En este período de preparación para la Pascua, a partir de temas relacionados con el camino cuaresmal, reproponemos algunas reflexiones del Papa Francisco. “Vivir este tiempo con esperanza -leemos en el mensaje del Santo Padre para la Cuaresma 2021- significa recibir la esperanza de Cristo que da su vida en la cruz”.

“La Cuaresma es un tiempo para creer, es decir, para recibir a Dios en nuestras vidas y permitirle que «se instale» con nosotros. Mientras recorremos el camino de la Cuaresma, que nos lleva hacia las celebraciones de la Pascua, recordemos a Aquel que se humilló haciéndose obediente hasta la muerte y hasta una muerte de cruz”. Estas palabras que podemos leer en el mensaje del Papa Francisco para la Cuaresma 2021, no se refieren solo a la dimensión memorial del recuerdo, sino que nos invitan a vivir, también en el presente y en la actualidad, un tiempo propicio para renovar la fe, la esperanza y la caridad. Están dirigidas a todos los hombres, llamados a “sentirse, en Jesucristo, testigos del tiempo nuevo”. A lo largo de su Pontificado, Francisco ha ilustrado repetidamente el significado del camino que lleva a la Pascua. “En el tiempo de Cuaresma -dijo el domingo 21 de febrero en el Ángelus- el Espíritu Santo nos impulsa también a nosotros, como a Jesús, a entrar en el desierto. No se trata de un lugar físico, sino de una dimensión existencial en la que hacer silencio”.
El centro del camino cuaresmal
“La Cuaresma -explicó el Papa en su homilía durante la misa del Miércoles de Ceniza celebrada en la Basílica de San Pedro el 17 de febrero- es un viaje que implica toda nuestra vida, todo nuestro ser”. “Es un tiempo para verificar los caminos que tomamos, para encontrar el camino que nos lleva de vuelta a casa, para redescubrir el vínculo fundamental con Dios, del cual todo depende. La Cuaresma no es una una recolección de florecillas, es discernir hacia dónde se orienta el corazón. Este es el centro de la Cuaresma”.
Sintonizar con las frecuencias del Evangelio
“La Cuaresma -dijo Francisco en su audiencia general del 26 de febrero de 2020- es un tiempo propicio para dar cabida a la Palabra de

Dios. Es el momento de apagar la televisión y abrir la Biblia. Es el momento de desconectar de nuestros teléfonos móviles y conectar con el Evangelio. Cuando era niño no había televisión, pero sí la costumbre de no escuchar la radio. La Cuaresma es un desierto, es un tiempo de renuncia, de desconexión del móvil y de conexión con el Evangelio. Es el momento de renunciar a las palabras inútiles, a la cháchara, a los chismes, y de hablar…hablar “de tú a tú” con el Señor. Es un momento para dedicarnos a una sana ecología del corazón, para limpiarlo”.
Vivir como pide Jesús “Necesitamos librarnos-subrayó el Papa en la Misa de Bendición e Imposición de Cenizas en la Basílica de Santa Sabina el 6 de marzo de 2019- de los tentáculos del consumismo y de las trampas del egoísmo, de querer siempre más, de no estar nunca contentos, de un corazón cerrado a las necesidades de los pobres. Jesús, que en el madero de la cruz arde de amor, nos llama a una vida que arde con Él, que no se pierde en las cenizas del mundo; una vida que arde de caridad y no se apaga en la mediocridad. ¿Es difícil vivir como Él pide? Sí, es difícil, pero conduce a la meta. La Cuaresma nos lo muestra”. Un corazón que late según el latido de Jesús “Detente, mira y vuelve”. “Deténganse para mirar y contemplar”, dijo el Papa Francisco durante la misa que presidió, con el rito de la bendición e imposición de las cenizas, en la Basílica de Santa Sabina el 14 de febrero de 2018 y añadió: “Mira y contempla el rostro del Amor Crucificado, crucificado por amor a todos sin exclusión. Vuelve sin miedo a experimentar la ternura sanadora y reconciliadora de Dios”.

Amedeo Lomonaco - www.vaticannews.va
Amedeo Lomonaco - www.vaticannews.va

¿Cómo vivir la Cuaresma en familia?

En este tiempo se realizan prácticas que ayudan a ejercitar el dominio propio y que son para todos. La Cuaresma es un tiempo de reflexión y preparación espiritual que se puede vivir en familia, ya que suelen ser una oportunidad para fomentar en nuestros hijos el conocimiento de la palabra de Dios, la unión y los actos de caridad. “Este tiempo de preparación hacia la Pascua lo podemos aprovechar para tener un encuentro con nosotros mismos, una instrospección sobre las conductas y hábitos que nos dañan y la oportunidad de cambiar algo de nosotros para acercarnos más a Cristo”, explicó Jorge Pineda, catequista y consultor en Cenyeliztli.

Tips para ponernos en forma en esta Cuaresma
Para el especialista, la familia es la primera escuela de amor y fe, de forma similar, la Cuaresma es un tiempo de reflexión que nos recuerda que Dios nos ama sobre todas las cosas. Estos 40 días a partir del Miércoles de Ceniza son una oportunidad para enseñarles a los niños y niñas a valorar el infinito amor de Dios y aumentar su fe.

Datos para entender el Miércoles de Ceniza “Podemos enseñarles que toda la familia se puede poner a prueba, como Jesús lo hizo durante 40 días en el desierto, y preguntarles ¿qué te gustaría hacer por algún miembro de tu familia?, así ellos pueden hacer un ejercicio de autoconocimiento, dejar de pensar en sus necesidades inmediatas y tratar de hacer sentir bien al otro”, de esa forma se puede fomentar en ellos la práctica de la caridad. La Cuaresma puede convertirse en una época de formación de valores. “Es por ello que los padres, deben hablar y ayudarles, pues el que ama ayuda a sus seres queridos a que desarrolle todas sus virtudes”.

Leer el mensaje completo del Papa Francisco para Cuaresma
El catequista recalca que prácticas como el ayuno son únicamente para los adultos, sin embargo, a los niños se les puede sumar en otros ejercicios.
“Con ellos podríamos aplicar, por ejemplo, dejar de ver la televisión una hora por las tardes, o dejar de comer un dulce después de la comida”, sugiere. Ese tipo de prácticas, que significan una renuncia a una afición o gusto, los niños y niñas aprenden a dominarse a sí mismos.

Leer ¿Qué significan los signos de la Cuaresma?
Jorge Pineda aconseja que se inicie con lo que parece más fácil de dejar. “Esto también es un ejercicio de dominio propio para los niños, algo que les va a servir para toda la vida”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu Aportación es Importante

Por María y la evangelización

Abramos nuestro corazón