San José de Cupertino – 18 de septiembre

Memoria 18 de septiembre
San José de Cupertino

Todo un legado de santidad

Recordamos a San José de Cupertino. Un santo italiano que es un gran ejemplo de humildad, viviendo en tiempos muy complicados. Nació en el año 1603, en un siglo XVII difícil y ajetreado política y socialmente. A pesar de ello, este San José de Cupertino nos deja a todos el legado de su santidad.

Nació en Nápoles durante el reinado de Felipe III. En él se pone de manifiesto la fuerza de Dios para confundir a los soberbios del mundo. Y es que este Santo encuentra grandes dificultades para aprender a leer y para ejercer un oficio. Intenta entrar en los franciscanos conventuales, pero no pudo. Al final, ingresó en Santa María della Grottella.

Allí descubren la riqueza que esconde su humildad, que fue una de las causas que le llevaron a los Altares. Tras no pocas dificultades en los estudios se ordena sacerdote.

La sencillez y la caridad con los necesitados son los dos ejes de su ministerio. Muchos son los que quieren verle por su fama de santidad -entre ellos, el Papa Urbano VIII-, pero otros, le critican y calumnian. El 18 de septiembre de 1663, muere entregando su vida al Señor.

José de Cupertino fue beatificado el 24 de febrero de 1753 por el papa Benedicto XIV. El 16 de julio de 1767 fue canonizado por el Santo Padre Clemente XIII. Su festividad se celebra el 18 de septiembre, mismo día en el que el santo falleció con sesenta años. Fue nombrado patrono de los cosmonautas por el don de la levitación, y de los estudiantes por las dificultades que debió atravesar en sus estudios. Es frecuente que los católicos recemos para pedirle que interceda por los estudiantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *