¡Nuestra Señora de El Buen Suceso, ya salvó al Ecuador! – Fiesta 2 de febrero

¡Nuestra Señora de El Buen Suceso, ya salvó al Ecuador!

¡Ella podrá salvarlo de nuevo!

Una imagen réplica obsequiada por el Monasterio de la Inmaculada Concepción de Quito, se encuentra para su veneración en la Capilla “Espíritu Santo” de radio La Voz de María en Guayaquil.

Había ocupado el Perú en el año de 1941 el territorio ecuatoriano y la guerra era ya inminente. Ante esta emergencia el Arzobispo de Quito pidió rezar Triduos en honor a las diversas advocaciones de la Santísima Virgen en las iglesias de Quito, implorando el cese de hostilidades.
El 24 de julio se dio comienzo en la Iglesia de la Inmaculada Concepción al Triduo en honor a Nuestra Señora de El Buen Suceso.
A partir de las siete de la mañana del domingo 27 de julio de 1941, la Imagen abrió y cerró sus parpados continuamente, sus ojos que en posición normal los tiene hacia abajo, los levantaría poco a poco hasta quedar mirando al Cielo en actitud de súplica y posarlos luego repetidamente sobre los fieles, que estaban a sus pies suplicándole que salve al Ecuador de la guerra.
Los maternales parpadeos de la Sagrada Imagen se darían durante todo aquel bendito día y durarían hasta las tres de la madrugada del siguiente. A las diez de la mañana del mismo día 27 se verificaba lo que luego se llamaría “el Milagro del 41” siendo presenciado por más de treinta mil personas.
En la tarde del mismo día, los diarios anunciaban el cese de hostilidades del Perú contra nuestra Patria. Sin lugar a duda la Santísima Virgen de El Buen Suceso había salvado al Ecuador de la guerra y destrucción.

Este extraordinario hecho, ¿Nos deja alguna aplicación para los momentos que actualmente vive el Ecuador del Siglo XXI? Claro que sí, pues nuestro país y el mundo viven actualmente una gran crisis que no es precisamente la del coronavirus, si no, como lo refiere Nuestra Señora de El Buen Suceso en sus revelaciones, una casi completa pérdida de Fe y una corrupción moral por casi reinar satanás. Aborto Generalizado, Ideología de género, pedofilia, Matrimonio Igualitario, son varias de las reformas Anticristianas que poco a poco se van imponiendo en el Ecuador Católico y que son una pequeña muestra de los abismos en los que puede caer una humanidad laica y descristianizada.
Así, en los atribulados tiempos que vive la Patria Ecuatoriana volvamos nuestros ojos a Nuestra Reina y Madre de El Buen Suceso, pidiendo cuanto antes que Ella salve el Ecuador como lo ha prometido: “¡Cuando aparezcan triunfantes y la autoridad abuse de su poder oprimiendo a los débiles, próxima será su derrota caerán por tierra desplomado, pues es llegada mi hora en la que Yo de una manera asombrosa, destronaré al soberbio satanás poniéndolo bajo mi planta y encadenándole en el abismo infernal y así dejar libre a la iglesia y a la patria de esta cruel tiranía!”.

José Ignacio Gómez V.
Sociedad Ecuatoriana Tradición y Acción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tu Aportación es Importante

Por María y la evangelización

Abramos nuestro corazón